Ads 468x60px

miércoles, 30 de enero de 2013

Orgasmo Espiritual, el mayor éxtasis que se puede experimentar en pareja – Método Fazsufu.

( Sexualidad de la Nueva Era)

SIMBOLOGÍA:


Línea azul: Representa el nivel de excitación mientras se recorre la zona uno.
Línea roja entre cortada: Simboliza la unión entre la zona uno y tres. Representa la relación directa existente entre el nivel de excitación alcanzado con la intensidad de un orgasmo espiritual experimentado.
Línea verde entre dos puntos rojos: Intensidad con la que se experimenta el orgasmo espiritual. 

Escala de tiempo:


     Letra…Letra = Explicación en ese tramo.
Ejemplo:        A…B      = Desde el punto A hasta el punto B: Aumento o disminución
                                         del nivel de excitación, recorrido de la zona de clímax, etc.
                 Número        = Minutos
Ejemplo:           30        = Treinta minutos. 

    
EXPLICACIÓN:

A...B = Aumento del nivel de excitación hasta ubicarnos cerca del punto climáxtico (por ejemplo en un minuto).
 
B7...C7 = Recorrido de la zona de meseta  (por 30 minutos o más).

B012...C999 = Mientras recorremos la zona uno y si la pareja está enamorada simultáneamente se experimentará en la zona tres un orgasmo espiritual de intensidad progresiva (en algún momento de la experimentación, estaremos ubicados en el gráfico cartesiano sobre el punto 999 o infinito).

El orgasmo en pareja con altos niveles de afecto (sensaciones emocionales sentimentales) transforma una experiencia física en una experiencia espiritual.
               
El orgasmo espiritual provoca el despertar de conciencia, se experimentará plácidamente la armonía perdida con la naturaleza y el cosmos, se disolverán los límites físicos emocionales y mentales de la pareja, emergerá la divinidad escondida en lo más profundo del ser y despertará nuestra verdadera realidad "el éxtasis más sublime". 

Por medio de los orgasmos espirituales se logra que el sexo no sea el fin de algo, sino el medio o el principio del todo.

En la Sexualidad de la Nueva Era:

“El sexo se contempla como parte fundamental del
camino espiritual de hombres y mujeres”

En este sentido:

“La Sexualidad y la Espiritualidad son inseparables”